martes, 23 de abril de 2019

Una manera engañosamente simple de encontrar más felicidad en el trabajo.

No necesita cambiar todo acerca de su trabajo para ver los principales beneficios. Algunos cambios aquí y allá pueden ser todo lo que necesita.

Te gusta lo que haces?

Ahora, no me refiero a eso, en el sentido amplio de preguntarme si está en la carrera correcta. Me refiero al día a día, si pensara en cada tarea que implica su trabajo, ¿podría nombrar las partes que le dan una alegría genuina? ¿Qué hay de las tareas que odias?

Es una pregunta extraña. No solemos dar un paso atrás para preguntar si los componentes pequeños e individuales de nuestro trabajo realmente nos hacen felices.

Pero tal vez deberíamos. Hasta un tercio de los trabajadores dicen que no se sienten comprometidos en el trabajo. Las razones varían ampliamente, y la relación de todos con el trabajo es única. Pero hay pequeñas formas de mejorar cualquier trabajo, y esas mejoras incrementales pueden sumar grandes aumentos en la satisfacción laboral.

Un estudio de la Clínica Mayo encontró que los médicos que pasan el 20% de su tiempo haciendo "el trabajo que encuentran más significativo tienen un riesgo dramáticamente menor de agotamiento". Pero esto es lo fascinante: cualquier cosa más allá de ese 20% tiene un impacto marginal, como " pasar el 50% de su tiempo en el área más significativa se asocia con tasas de agotamiento similares al 20% ".

En otras palabras: no necesita cambiar todo lo relacionado con su trabajo para obtener beneficios sustanciales. Algunos cambios aquí y allá pueden ser todo lo que necesita.

"Cuando miras a las personas que están prosperando en sus trabajos, te das cuenta de que no los encontraron, los crearon", dijo Ashley Goodall, vicepresidente senior de liderazgo e inteligencia de equipos de Cisco y coautora del libro "Nueve mentiras sobre el trabajo".

"En cada discurso de inicio, se nos dice que si encuentra un trabajo que ama, nunca trabajará un día en su vida. Pero el verbo es incorrecto ", dijo, y agregó que las personas exitosas que aman su trabajo toman "el trabajo que estaba allí al principio y luego, con el tiempo, transforman los contenidos de ese trabajo".

Para estar seguro, transformar su trabajo no es fácil. Pero tienes que comenzar en algún lugar, y hay un truco maravillosamente simple pero sorprendentemente revelador que puede ayudar.

Durante una semana completa, lleve consigo un bloc de notas en todo momento. Dibuje una línea en el centro de una página y etiquete una columna "Amor" y la otra columna "Odio". Siempre que realice una tarea, no importa cuán pequeña sea, tenga en cuenta cómo se siente. ¿Estás emocionado por eso? ¿Lo esperas? ¿El tiempo vuela cuando lo estás haciendo? ¿O lo postergamos, temiendo cada momento y sintiéndote agotado para cuando lo terminaste?

Parece tonto, lo sé. Pero este ejercicio, que el Sr. Goodall y su coautor, Marcus Buckingham, co-director y experto en talento en el A.D.P. El Instituto de investigación, escribe en su libro y práctica en sus vidas, puede mostrarte pistas y matices ocultos sobre el trabajo.

"Es una forma bellamente simple de inventariar sus reacciones emocionales ante la realidad de su día o semana en el trabajo", dijo el Sr. Buckingham. “Entiende qué es lo que te ilumina. Entiende hacia qué corres. Comprenda dónde se encuentra más enérgico, más creativo, más vivo y, luego, ofrézcase como voluntario cada vez más", agregó.

Esto es, por supuesto, sólo un punto de partida. Al instante, no serás más feliz en el trabajo una vez que tengas una lista de cosas que no te gustan de tu trabajo. Pero este ejercicio le brinda un mapa de ruta sobre cómo enfocar su tiempo y energía en las cosas que lo entusiasman. En lugar de tratar de mejorar en cosas que odias hacer y saber que no eres bueno en esto, replantea el problema e intenta hacer más cosas que te energicen y en las que puedas sobresalir. Nadie puede decirle cuáles son esas cosas, y descubrirlas puede ser transformador.

"Si no sabe cómo es cuando está enamorado de su trabajo, nadie puede hacer eso por usted", dijo el Sr. Buckingham. "Esto siempre ha estado en tus manos, y no puede estar en las de nadie más".

lunes, 22 de abril de 2019

Nuevas maneras de trabajar... y de formar.


  • Entornos colaborativos, prácticos... la formación del siglo XXI se ajusta a un contexto de cambio en el que las habilidades transversales cobran protagonismo.
Más allá del curriculum, la formación del futuro pasa por el desarrollo de habilidades y competencias cada vez más demandadas por las empresas. Aspectos como la motivación y el trabajo en equipo, y un cada vez mayor sentido práctico de la formación, habilita a alumnos de todas las edades para estar mejor preparados ante la gestión del cambio, una de las señas de identidad del siglo XXI.

Juan Manuel de Lara, jefe del Departamento de Orientación Profesional del IEB-Instituto de Estudios Bursátiles y profesor de Innovation & Technology, destaca la importancia de adaptarse a los nuevos perfiles profesionales: «El perfil profesional que demandan las empresas ha variado tanto en los últimos años, que ha obligado a las universidades y centros de formación a modificar sus metodologías de enseñanza. En IEB no somos ajenos a esas variaciones, pero creemos que el éxito no está en apostar por una metodología o por otra, sino por un equilibrio entre el valor de la teoría y la oportunidad de la práctica. Entre la experiencia y la innovación. Y con esta filosofía preparamos a nuestros alumnos frente al reto de un entorno cada vez más global y competitivo».

De Lara destaca, además, la importancia, en este entorno del «Design Thinking», una metodología que propone a los alumnos un desafío, el denominado «sprint cero», como primer reto de aplicación práctico e indudable eficacia formativa. «En cada modulo (señala el profesor del IEB), los alumnos tienen que manifestar qué objetivos tienen, qué teorías van a aprender, qué función desempeñará el cliente, y qué ‘skills’, habilidades personales, tienen que trabajar en cada reto real». En este proceso se aplican metodologías como la llamada «Pre Motorola», creada para propiciar el intraemprendimiento con recurso a la expresión de las expectativas personales y de equipo a la hora de abordar un proyecto.


Colaborar para avanzar.

En todo caso, el cambio en la forma de pensar (y, por lo tanto, actuar) debe entrar con la matrícula, en línea con lo expresado por David Tomás en su reciente libro «Diario de un Millenial», donde subraya cómo «todos somos ‘millennials’, no se trata de una generación sino de un cambio de mentalidad». En este recorrido, Tomás, cofundador y CEO de la empresa Cyberclick, elegida dos años consecutivos como la mejor pyme para trabajar en España, según Great Place to Work, señala cómo la (buena) gestión del talento importa, y mucho, de cara a un futuro en el que los «millenials» como tal permanecerán una media de tres años en el mismo lugar (como recuerda el autor, la media de los «baby boomers» y la «generación X» ascendía a los diez años).


Seguir leyendo: 

jueves, 11 de abril de 2019

El peligro inminente de evitar conflictos en el trabajo.

Durante los últimos años, ha estado en conversa los elementos que contribuyen a la estabilidad en la vida laboral. Incluyendo a la seguridad psicológica y el contrato de este, que contribuyen a una base sólida en la vida laboral.  No solo aplica en los colaboradores, sino que también en las organizaciones, esto nos ayuda a participar, manteniéndonos comprometidos y productivos, incluso ante el desafío y el cambio.

La estabilidad puede parecer un camino extraño, especialmente en la era de la innovación incesante y las transformaciones digitales. Sin embargo, para aquellos de nosotros que estamos preocupados por los problemas persistentes en el lugar de trabajo, como la mala adaptación y la falta de compromiso, la estabilidad ofrece un terreno fértil.

Cuando considera los temas que afectan la estabilidad, el conflicto y, más específicamente, la ausencia de un conflicto saludable, aterrice en la lista corta. Claramente, sentirse psicológicamente seguro y compartir nuestros pensamientos están estrechamente relacionados. Cuando recordamos el conflicto en nuestra propia vida laboral, podemos recordar el extraño argumento o la acalorada discusión sobre un proyecto o cliente. Sin embargo, esos recuerdos son solo una parte de la historia del conflicto. Debemos considerar todos los momentos en los que no logramos enfrentar un problema. Instancias donde dudamos debido a las consecuencias imaginadas.

En el libro, Liane Davey, experta en el equipo de The Good Fight, nos dice que evitar los conflictos tiene un costo claro, algo que se llama brillantemente "Deuda de conflicto". La deuda de conflicto es la acumulación de emociones y el resentimiento que puede ocurrir cuando no abordamos el tema. Davey nos guía a través de las emociones que vienen con esa dinámica, explorando la idea de que cuando se domina, el conflicto genera coraje y confianza. Ella también explora las raíces de por qué sentimos lo que hacemos con respecto al conflicto. (Su historia de conflicto personal es como la nuestra, cargada de evitación, temor y juicio).

Hay un cierto infierno que nos correlacionamos rápidamente con el conflicto relacionado con el trabajo. De hecho, esto es a menudo suficiente para relegar el conflicto en el olvido cercano en el trabajo. Deberíamos estar haciendo el polo opuesto a esto: bailar con él.

"Normalizar conflictos sanos" es el objetivo, explica Davey. Lo entiendo.

En última instancia, sacrificamos un poco de nosotros mismos cuando evitamos el conflicto. También afectamos negativamente la fuerza y ​​la calidad de nuestro trabajo. Principalmente porque el conflicto no resuelto no se disipa completamente.

lunes, 8 de abril de 2019

Comportamientos tóxicos en el trabajo y cómo lidiar con ellos

Es necesario aliviar las situaciones que generan malestar en la empresa y en la vida.

Convivimos con personas que tienen comportamientos tóxicos, aunque no les llamemos así. De hecho, se calcula que en torno al 5% de los trabajadores tienen actitudes tóxicas, según un estudio realizado en Harvard Business School. Tienen tanto impacto, que son capaces de destruir el ambiente de trabajo y la motivación del resto de los compañeros. Para neutralizar el efecto es mejor evitarlos qué contratar a superestrellas, como se deduce de los datos. En dicho estudio, realizado en Estados Unidos, se estima que las pérdidas que producen los comportamientos tóxicos de un profesional son de 12.500 dólares al año, frente al beneficio de 5.300 dólares de un trabajador brillante (estos datos están hechos en el mercado del “despido libre”, por lo que en las organizaciones donde no sea tan fácil es posible que la cifra fuera superior). Por ello, se necesita poder abordar estas situaciones rápidamente, para que los problemas no se enquisten. Veamos cómo:

El primer paso consiste en saber identificar un comportamiento tóxico. Los hay de mil y una maneras: el escaqueador profesional, el pesimista que absorbe la energía de su alrededor, el criticón al que todo le parece mal, el manipulador, el trepa que se atribuye los éxitos… En este punto es importante saber si la actitud que tiene es algo puntual o es una característica estructural. Puede ser que esté viviendo un periodo de mucho trabajo y se queje por ello (y con razón). Sin embargo, los comportamientos tóxicos son constantes, independientemente de la posición o del momento que esté pasando la empresa.

Segundo, hay que conversar con la persona y exponer el problema. Se debe evitar el ir por la espalda, criticar al otro y cansar al resto de la propia situación (lo que lleva a una actitud tóxica, también). Hace falta afrontarlo y mantener una conversación, que muy probablemente será difícil. De hecho, según el estudio de Harvard, hay muchas personas con comportamientos tóxicos que se caracterizan por un alto egocentrismo, confianza y seguimiento pulcro de las reglas, lo que provoca que sean poco dados a cuestionarse a sí mismos. Esta conversación requiere valentía para hablar y valentía para escuchar.

Seguir leyendo…

Lanzamiento de Head Hunter Glasford Chile

Glasford International es una firma de head hunters o búsqueda de ejecutivos con operaciones en Europa, Asia Pacífico, África, y América. ...