jueves, 8 de noviembre de 2018

¿Y si tu empresa te diera todo los días libres que quieras? El estrés de las vacaciones sin fin

Netflix ofrece a su plantilla alargar los días libres a su antojo si cumple los objetivos. ¿Son todo ventajas?

¿Y si nadie llevase la cuenta de nuestros días de vacaciones? ¿Y si los días libres pudieran ser ilimitados? Esta aparente utopía funciona desde hace años en algunas empresas como Netflix. En 2004, la compañía de streaming usó una presentación con más de 100 diapositivas para anunciar que iba a dejar de contabilizar los días de vacaciones a sus empleados, siempre que estos cumplieran con unos flujos de trabajo determinados y se pusieran de acuerdo con sus compañeros. Es decir, les daba vacaciones sin límite siempre que no dejen tareas pendientes y los jefes consideren que las circunstancias lo permiten.

Netflix aún mantiene esta política, pero otras empresas, como la plataforma de crowdfunding KickStarter, la han abandonado porque los empleados se sentían tan presionados por cumplir los objetivos necesarios para pedir días libres que apenas lo hacían. El empresario Sam Zell, dueño de los diarios Chicago Tribune y Los Angeles Times, tuvo que dar una precipitada marcha atrás a los ocho días de anunciar este sistema debido a la reacción negativa de los propios trabajadores. Y es que a veces el precio de las vacaciones ilimitadas exige disponibilidad absoluta y ritmos de trabajo anormalmente altos.

En España, la ley, en principio, no prohíbe este sistema, siempre y cuando se mejoren las condiciones del convenio colectivo del sector y las fijadas por el Estatuto de los Trabajadores, que son 30 días naturales al año.

Carlos de la Torre, inspector de trabajo en excedencia y abogado del bufete Baker & McKenzie, cree que el concepto de vacaciones ilimitadas es “muy disruptivo”. “Todo el mundo cree que solo ofrece ventajas, pero tiene limitaciones y está muy ligado a la cultura del alto rendimiento”, dado que se asocia con una cultura del trabajo basada en plazos y proyectos. Además, advierte De la Torre, por ilimitadas que sean, que tus vacaciones dependan de tu productividad puede provocar una diferencia de trato entre “empleados premium” y gente de rendimiento normal. U obligar a una política de selección centrada únicamente en esos perfiles tan concretos.

Para seguir leyendo:

Técnicas para concentrarse en el trabajo.

A todos nos puede costar estar horas y horas concentrados en una misma solución o actividad, lo cual por ende nos tiende a desconcentrar, c...