lunes, 27 de agosto de 2018

“El liderazgo es desbloquear el potencial de la gente para hacerlos mejores.”

Henry Ford.

El liderazgo en una persona se define como una influencia ejercida sobre otras personas, a partir de un conjunto de habilidades, la cual permite incentivarlas para que trabajen en forma firme, tenaz y obstinada sobre un objetivo común.

 Pero ¿qué pasa cuando los jefes o las personas a cargo no son líderes? ¿Qué es lo que caracteriza a las personas líderes?


 En el siguiente artículo le daremos a conocer 10 rasgos de una persona líder en el trabajo:

 1.-Habilidades comunicativas: Una de las principales habilidades comunicativas es la asertividad y la forma clara de expresarse. Así la persona a cargo puede dar instrucciones, ideas y opiniones sin pasar a llevar al resto, e incentivarlos a que las otras personas también lo hagan.

 2.- Metas y objetivos: Al desarrollar una meta en común es importante comprometerse y hacer que el equipo también lo haga, es por esto que es fundamental establecer objetivos a corto, mediano y largo plazo e ir cumpliendolos a la par con el grupo de trabajo.

 3.- Responsabilidad: Según Albert Schweitze, “ el ejemplo no es lo que más influencia a personas. Es lo único”. En base a esto podemos afirmar que para ser un buen líder hay que demostrar y alentar a que las personas sean responsables y así realizar un trabajo más eficiente.

 4.- Inteligencia Emocional: Al tener la capacidad de reconocer los sentimientos propios y ajenos. Estos pueden ser manejados de mejor manera. Una persona que es líder debe tener inteligencia emocional y así poder empatizar con las personas que los rodea, ayudándoles a manejar y enfocar sus emociones de manera positiva.

 5.- Carisma y simpatía: En estos rasgos se destacan la amabilidad y el optimismo, lo cual hace que la persona que posee estas características llamen la atención, de manera positiva, son agradables para las personas que los rodean y se interesan por las personas o su grupo de trabajo. Por ende la gente siente una atracción y un sentimiento de bienestar, lo cual los hace un líder para ellos.

 6.- Iniciativa: Al dar ideas nuevas, se marca la diferencia y la gente lo nota. Esto no solo ayuda a que el líder se destaque, sino que las personas que lo rodean sienten mayor confianza para opinar y aportar de manera positiva sobre estos.

 7.- Innovación: Los líderes se destacan por encontrar nuevas y mejores formas de realizar las actividades. Sin perder el enfoque principal de la meta a conseguir. Esta cualidad es importante, ya que en el entorno en el cual vivimos es cada vez más competitivo, tecnológico e inmediato.

 8.- Planificador: Las personas líderes, además de fijar metas y objetivos, deben saber planificar el desarrollo para llegar a cumplir dichas metas, y trabajar en conjunto con su grupo de trabajo.


 9.- Autoconocimiento: Un buen líder no solo mejora el potencial de las personas que lo rodean, si no que también es capaz de mejorar día a día al conocer sus debilidades, por otro lado también debe ser consciente de sus virtudes y así destacarlas al máximo.


 10.- Autodesarrollo y asistencia a los compañeros: Un líder es capaz de ayudar a los compañeros en su autodesarrollo, mientras él también está creciendo. Y esto lo hace a partir de la enseñanza que le entrega a las personas que le rodean, además lo hace delegando tareas, a partir del potencial que ve en cada uno, y creando espacios de comunicación y de acción, para así hacer que los trabajadores o el equipo laboral encuentre y desarrollen sus diferentes cualidades al máximo.



 Todo esto nos ayuda a unificar a el equipo de trabajo, es muy importante la existencia de un buen líder en el ámbito laboral, ya que es la persona que mantiene unida y trabajando para un mismo fin al equipo.

Técnicas para concentrarse en el trabajo.

A todos nos puede costar estar horas y horas concentrados en una misma solución o actividad, lo cual por ende nos tiende a desconcentrar, c...